¿Cómo nos referimos a nuestros hijos?

Las personas neurodivergentes tienen mayor riesgo de sufrir trastornos mentales, en parte debido al rechazo que encuentran en la sociedad neurotípica. O debido a la necesidad de esforzarse siempre para cumplir con las ideas, seguir las costumbres y no lastimar los sentimientos de los neurotípicos. Sin que sea suficiente: por más que lo intenten, siguen sintiéndose malentendidos y que se les echa la culpa de todo.

Nosotros, los padres, creamos las primeras experiencias de nuestros hijos. También somos las personas con quienes pasan la mayor parte del tiempo. Nosotros influimos sobremanera la forma en que se ven a sí mismos: somos su primer espejo. ¿Qué es lo que ven cuando se miran a través de nuestros ojos? ¿Ven a alguien digno de ser amado, lleno de potencial? ¿O un ser dañado y defectuoso?

La Dra. Beverly Tatum, psicóloga y educadora, escribió en “La complejidad de la identidad: ¿Quién soy?”:

“¿Quién soy? La respuesta depende en gran parte de lo que me dice el mundo que me rodea. ¿Quién dicen mis padres que soy? ¿Quién dicen mis compañeros que soy? ¿Qué mensaje me reflejan las caras y las voces de mis maestros, mis vecinos, los tenderos? ¿Qué me dicen los medios sobre mí? ¿Cómo se me representa en las imágenes culturales que están a mi alrededor? ¿O ni siquiera aparezco en la imagen? Como el científico social Charles Cooley mencionó hace mucho tiempo, las demás personas son el espejo en el cual nos reflejamos”.

 

Como dice la Dra. Tatum, no sólo los padres influencian la forma en que una persona se verá, en su autoimagen. Los compañeros, maestros, vecinos, tenderos, los medios y otras imágenes culturales juegan un papel importante. Nosotros podemos modular nuestra voz, cuidar nuestras expresiones y comportamiento hacia nuestros hijos. Pero esos maestros, compañeros, vecinos… ellos basarán sus reacciones hacia nuestros hijos en nuestro comportamiento. Nosotros ponemos el ejemplo que muestra cómo comportarse con nuestros hijos. Si nosotros nos mostramos desdeñosos, los menospreciamos, insultamos… aquéllos que están a nuestro alrededor harán lo mismo. Si mostramos amor y respeto a nuestros hijos, los demás sabrán que valoramos a nuestros hijos. Si cuando hablamos con sus maestros, compañeros y vecinos lo hacemos de una forma que muestra comprensión, paciencia y esperanza, ellos verán a nuestros hijos bajo la luz que les mostremos. Nosotros agregamos el color al cristal con que los miran.

Es una gran responsabilidad. Tenemos que afrontarla con cuidado, velando por el bienestar de nuestros hijos.

Anuncios

Acerca de Florencia Ardon

I'm the mom of two amazing neurodivergent children, and have been married to a great guy, their dad, for over a decade and a half. I work at a university as a student advisor, and love reading and hiking. /// Soy madre de dos niños increíbles, neurodivergentes, esposa desde hace más de una década. Soy asesora de estudiantes en una universidad. Me encanta leer y caminar.
Esta entrada fue publicada en Educando a los hijos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

¡Platícanos qué opinas!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s